La música no es sagrada

Al menos no lo es para José Ignacio Wert y su ministerio. Ni, por ende, para el gobierno del Partido Popular.

Su Real Decreto 126/2014, de 28 de febrero, por el que se establece el currículo básico de la Educación Primaria, otorga a la Educación Artística (Música y Plástica) la categoría de “asignatura específica optativa”. Algo que no es una novedad y que únicamente viene a confirmar lo que ya señalaba la Ley Orgánica de la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), tristemente famosa por su dudoso mérito de generar polémica incluso entre algunos círculos cercanos al PP y de soliviantar a muchos sectores sociales.

Para quien no esté familiarizado con el tema, aclararé que, en función de la normativa, existen cinco asignaturas troncales y obligatorias (Lengua, Matemáticas, Ciencias Sociales, Ciencias Naturales y Primera Lengua Extranjera) y tres asignaturas específicas. Dos de ellas son obligatorias (Educación Física y Religión –o su alternativa Valores Sociales y Cívicos–), mientras que la Educación Artística queda relegada al siguiente nivel, como asignatura que puede o no aparecer, en función del definitivo diseño curricular que establezcan Comunidades Autónomas y centros educativos.

(Imagen: viciousmagazine.com).

Esto ya generó un profundo malestar entre los profesores de dicha materia cuando se promulgó la norma. Sin embargo, se ha despertado un nuevo brote de protestas, esta vez mucho más airadas, a raíz de la promulgación del citado currículo del Ministerio (hay que recordar que las modificaciones de la LOMCE se implantan el curso que viene en Primero, Tercero y Quinto de Primaria) y sobre todo a causa de la decisión de la Consejería de Educación de Madrid, que el pasado mes de enero, cogiendo el guante lanzado por Wert en su LOMCE, decidió ampliar un 20% el horario de Lengua y Matemáticas, lo cual implica necesariamente, dado que no aumentan las horas lectivas (22,5 semanales), que ese incremento tendrá que detraerse de otras materias. Es previsible que Educación Artística resulte muy perjudicada y quede prácticamente eliminada de los planes de estudios de muchos colegios madrileños, ya que el órgano regional madrileño ha decidido clasificarla como asignatura de libre configuración y no la reserva un horario determinado. Si bien el presidente Ignacio González vendió la película con un trailer bien distinto, señalando que se reforzaba la Música, en referencia a que se iba a fomentar la organización de coros escolares.

(Imagen: La Voz de Galicia).

Esta degradación de las enseñanzas artísticas podría producirse en muchas otras CCAA, aunque de momento sólo se conoce la decisión definitiva de la murciana, que ha optado por todo lo contrario, mantener como obligatorias las horas que hasta ahora se impartían de esta materia (dos a la semana en el primer ciclo de Primaria y una en el Segundo). Me he puesto en contacto con la Consejería de Educación de Castilla y León y se me ha asegurado que, aunque no tomarán una decisión definitiva hasta abril, su intención es “introducir los menores cambios posibles”. Desde el órgano autonómico también indican que siempre tienen en cuenta en este tipo de cuestiones lo que digan los agentes sociales implicados, “y, si hay una demanda por la Educación Artística, la Junta no va a crear polémica al respecto, como ha sido siempre su política en este tema”. Es importante destacar que tanto Murcia como Castilla y León están gobernadas por el Partido Popular.

(Imagen: La Voz de Galicia).

Por último, cabe recoger aquí la postura extraoficial de la Junta de Andalucía, que es proclive no sólo a mantener la condición de obligatoria de la Educación Artística, sino incluso a reforzar su papel.

Precisamente desde esta última región se ha impulsado la reivindicación que más respaldo social está obteniendo hasta el momento, centrada específicamente en la Música como materia incluida dentro de la Educación Artística, a través de la plataforma change.org. La promueve una profesora sevillana de Música, Cinta Domínguez, que ha alcanzado la proeza de obtener casi 200.000 firmas en muy pocas semanas.

(Imagen: change.org).

La principal culpable de que esté escribiendo este artículo me confiesa que no va a parar y que seguirá proponiendo iniciativas en el caso de que el Ministerio no haga caso a la elevada demanda social canalizada a través de su petición en la plataforma. “Mi idea es agotar la vía diplomática, enviándole todas las firmas que se están recogiendo al señor Ministro y, si no da señales, que se realicen actividades alternativas, como conciertos de música por la música”. Muchos le han preguntado extrañados acerca de su insistencia, incluso algunos medios de comunicación, ya que en su comunidad no va a variar el status quo de la educación musical.

(Imagen: El País).

Pero las motivaciones de Cinta van mucho más allá de las personales. Ella está pensando en el futuro de la Educación en España y en la estabilidad del sistema; en que niños de diferentes generaciones puedan disfrutar de una Educación de calidad consolidada y similar en todas las zonas de España. “Si no hay consenso ahora con el resto de los partidos, sindicatos, agentes sociales, instituciones educativas etc., entonces el próximo gobierno que entre volverá a cambiar la ley como siempre ha pasado, y las comunidades intentará paliar el desastre a golpe de decretazo”. Cinta tiene muy claro que esto redundará en perjuicio de los niños, que no serán iguales en cuanto a la adquisición de competencias y conocimientos, pues tendrán un sistema educativo diferente en función de en qué zona de España hayan nacido.

(Imagen: EFE).

(Imagen: catedu.es).

Pero esta maestra sevillana también se siente muy concienciada respecto a este asunto porque la legislación de Wert ataca directamente a la materia en la que se formó y de cuyos beneficios educativos es una acérrima defensora. Me aporta muchísimos datos técnicos y científicos sobre la importancia de la educación musical, sustentados con videos, artículos y ensayos. Algunos de ellos los intuía, pero muchos los ignoraba por completo. Para empezar, está lo que se conoce como inteligencia musical, que genera el desarrollo del cerebelo, entre otras zonas cerebrales, y un aumento de neuronas. Además, la música favorece la inteligencia emocional, las habilidades matemáticas (ya que el solfeo es principalmente numérico), la psicomotricidad y la lateralidad (gracias al ritmo e instrumentación), estimula el pensamiento lógico (puesto que las canciones tienen su correspondiente estructura), trabaja la competencia perceptiva (al perfeccionar el “oído”), el razonamiento abstracto (se adquieren conceptos y se aplican a la práctica), desarrolla la autoestima…

(Imagen: wikispaces.com).

Pero, por si todo esto fuera poco, existen numerosos estudios que demuestran los beneficios de la música considerada como arte en el desarrollo del individuo, tanto respecto a su autonomía personal como en relación a su sociabilidad. Es decir, que escuchar canciones, aprender melodías, estudiar el lenguaje musical, practicar con un instrumento, etc. no sólo resulta primordial en la etapa educativa para los niños, sino que estos efectos tienen continuidad en la vida adulta y se proyectan hacia ella.

Hasta ahora, yo siempre había defendido que las personas que aprecian la música, que escuchan con más frecuencia piezas y composiciones musicales, sobre todo si son elaboradas, ricas en instrumentación, en armonía y en letra, tienen muchísima mayor sensibilidad, empatía, capacidad de socialización, análisis y reflexión, inquietudes y, en general, mayor inteligencia global que una persona que desprecia todo lo que le entra por los oídos y no está enunciado en clave estrictamente práctica o prosaica (la música y la poesía están estrechamente unidas, aunque puedan existir cada una sin la otra). Tengo innumerables ejemplos a mi alrededor. Sin embargo, no encontraba una razón científica que lo justificara, al no ser experto en la materia, sino únicamente un apasionado de la música desde pequeño (de hecho, hay una pared de esta Buhardilla expresamente dedicada a ella, “Seis Artes y la Música”).

(Imagen: elcorreoweb.es).

Me cuenta Cinta que hay muchos detractores de la educación musical, que exponen diferentes argumentos, algunos realmente peregrinos, para atacarla. Por ejemplo, el hecho de que no exista un profesorado realmente competente y profesional en los colegios. Otros esgrimen que sólo los músicos profesionales deberían impartir educación musical. Artistas que hayan estudiado en los conservatorios, “que pueden saber mucho de música pero carecen de conocimientos psicopedagógicos para tratar a los niños en edades tempranas”, indica Cinta. Sin olvidar que el verdadero objetivo de la educación musical en Primaria no es proporcionar competencias propias de artistas a los niños, sino facilitarles competencias musicales básicas, para paliar la carencia que podrían tener en otro caso los alumnos con menos recursos, cuyos padres no les pueden pagar una educación musical de nivel superior, que además implica comprar instrumentos caros. “Eso hace que esta ley perjudique especialmente a niños de zonas deprimidas, desfavorecidas o en riesgo de exclusión social”, afirma la profesora sevillana.

José Ignacio Wert. (Imagen: Europa Press).

Desconozco si José Ignacio Wert es una de esas personas que minusvalora el arte musical porque no tuvo una buena educación musical o si su desprecio a la materia de Educación Artística (no olvidemos la Plástica, también incluida en ella) está motivado por otros factores, como el compromiso adquirido con determinados colectivos católicos, asociados tradicionalmente a la derecha. La realidad objetiva más allá de opiniones y juicios valorativos es que para el Ministerio de Cultura y el gobierno del PP la Música tiene menos importancia que la Religión, que, en función de la ley, es asignatura obligatoria en Primaria. De acuerdo que los niños o sus padres tienen la posibilidad de elegir entre la misma y Valores Sociales o Cívicos (alternativa a la Religión), pero eso no es óbice para que la oferta educativa en los colegios españoles tras la entrada en vigor de la LOMCE haya de incluir necesariamente Religión, independientemente de que después se escoja o no. Algo que no sucede con la Música y la Plástica, pues con la actual regulación nadie garantiza que vayan a estar presentes en los centros. El ejemplo de la Comunidad de Madrid resulta clarificador en este sentido.

(Imagen: nazaretrealejos.org).

Pero es que la conocida popularmente como Ley Wert va aún más allá en su relegación de la Educación Artística a los confines del sistema educativo y dar primacía a la Religión sobre ella, dado que, como antes he explicado, se deja a la libre decisión de las CCAA y de los centros escoger el resto del horario. Una de las asignaturas de libre configuración necesariamente deberá ser una de las tres siguientes: Educación Artística, Segunda Lengua Extranjera oReligión (o Valores Sociales y Cívicos), en el supuesto de que no se haya elegido por los padres en la opción obligatoria. Lo cual deja patente que para el PP la Música tiene mucha menor relevancia educativa que la Religión. La ley prácticamente garantiza que todos los niños que vivan en España aprendan enseñanzas religiosas en Educación Primaria. Esta situación resulta inconcebible y, en mi opinión, inconstitucional, dado que España es un estado aconfesional.

(Imagen: catedu.es).

Aprovecho aquí para decir que la redacción jurídica del ya comentado artículo 18 de la LOMCE es bastante mejorable, pues su estratificación de asignaturas introduce ambigüedad, confusión, inseguridad jurídica y además, como bien indicaba Cinta, favorece la dispersión del sistema educativo español, algo de lo que curiosamente siempre se ha quejado el PP cuando estaba en la oposición. Ahora su ley de educación sigue fomentando la disgregación de la Educación en función del territorio del Estado en el que se viva. Clarísima demostración de que los discursos políticos tienen mucho más de oportunismo que de verdadera política o ideología.

Me hubiera gustado contar aquí cual es la posición que mantiene el ministerio dirigido por Wert respecto a la reivindicación y al malestar generado por su degradación de la Educación Artística, pero su gabinete de prensa no ha querido responder por el momento a mis preguntas, ni por correo electrónico, ni mediante teléfono, a pesar de que he insistido en varias ocasiones. La única contestación que he recibido ha consistido en largas y evasivas, eso sí con mucha Educación.

(Imagen: rokambol.com).

(Imagen: 3.bp.blogspot.com).

Esto no me sorprende demasiado teniendo en cuenta el nulo consenso social que el PP ha buscado a la hora de redactar su ley de educación, la cual ha impuesto pasando por encima de todo el mundo, sin dialogar con instituciones educativas, colectivos de profesores, padres… Seguramente alegará que la llevaba en su programa electoral. Argumento que resulta casi irrisorio si se tiene en cuenta el flagrante nivel de incumplimiento de este gobierno con respecto a su documento programático. En cualquier caso, creo que la Educación es un tema tan general que, como me indicaba Cinta, requiere un nivel de acuerdo superior, y resulta una necedad que se convierta en arma política, como ha sucedido históricamente en España. Así nos va, con unos niveles de fracaso escolar sonrojantes en relación con los países de nuestro entorno. Países que, dicho sea de paso, consideran en su mayoría obligatoria la educación musical, la cual se protege, imparte, favorece y refuerza en dichos sistemas educativos. Sin embargo, en España, como de costumbre, estamos empeñados en copiar lo malo de otros, despreciar lo bueno propio y llenar los huecos con improvisaciones. Hacer esto con la Educación resulta aún más grave y nocivo que en otras áreas.

No me gustaría finalizar este artículo sin exponer una reflexión dirigida a todos los que estén leyendo estas líneas y consideren el asunto baladí o entiendan que la polémica únicamente viene motivada por las pasiones subjetivas que guían a profesores, a melómanos o a artistas con poco sentido de la practicidad.

(Imagen: lagruaestudio.com).

Cualquiera que explore un poco en sus recuerdos, sobre todo en los más primitivos, (ya que la cosa va sobre todo de niños), no tardará en averiguar que algunos de los mejores momentos de su infancia están asociados a la escucha de alguna melodía, ya sea composición musical clásica, banda sonora de alguna película o una canción de pop, o incluso a su participación musical activa (en un coro, tocando un instrumento, etc…). Seguramente evocará como de pequeño aprendía muchísimas cosas a través de las canciones (no he reflejado aquí la importancia de la Música para la adquisición del lenguaje, en el idioma propio o en uno extranjero, algo que me recordaba Cinta y que yo mismo compruebo cada día cuando enseño Inglés a mis niños), como se emocionaba escuchando a sus padres alguna canción o como disfrutaba mucho más las cosas cuando iban acompañadas de música.

(Imagen: 3.bp.blogstpot.com).

Cuando uno se va haciendo mayor es evidente que, al igual que sucede con el resto de las cosas, la música va siendo retirada a un segundo plano, por las ocupaciones cotidianas, el estrés laboral y las preocupaciones de la vida adulta, pero aún así no deja de resultar increíble la capacidad del ser humano para conectar con otros a través de la expresión musical, ya sea en un bar, en un evento público o simplemente en la sala de espera de cualquier aburrida oficina. Hasta a través del hilo musical que suena sin que nadie le haga caso en un centro de trabajo. Tal vez hasta algunos conocieron a la persona especial que les acompaña a través de una canción. Incluso puede que su deseo frustrado sea no haber aprendido a tocar un instrumento. Quizá entonces se den cuenta de lo agradecidos que le están a la educación musical que recibieron o, al contrario, se lamenten por no haberla tenido. Pero al menos tienen la oportunidad de que a sus hijos no les pase lo mismo.

(Imagen: conceptosalud.com).

Y es que, a pesar de que la música no sea sagrada para Wert ni para el Gobierno, es uno de los pocos lenguajes universales que existen.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Educación, España y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s