Valladolid de últimos momentos

Valladolid de últimos momentos, cuando casi no quedan opciones, que  estalla con el tiempo vencido, que llega casi siempre tarde. Que te agradece lo que le diste cuando ya no le puedes dar más. Que te abraza cuando ya no lo esperabas como esa chica esquiva y distante que también nació aquí, donde el corazón es morado y el alma tiene forma de incendio.

Valladolid con un nudo en la garganta, de corbata, te los pone ahí cuando suda la camiseta que guarda para las fiestas de las grandes ocasiones. Cuando se quita el traje y se viste de andar por casa. Cuando vuelve a ser de barrio obrero, de pabellón ochentero, de bares de tele de cubo, de asfalto ennegrecido, de explanadas, de maleza junto al río, de columnas que custodian los secretos de los edificios en los misterios de sus casas.

Valladolid que se te sube a las barbas. Ya no contabas con ellos, aparecieron de la nada. Tú que asististe tantos partos con dolor no presentiste que en el sufrimiento que permitiste iban a parir la esperanza. Ahora que vienes para la última gala se te queda cara de tonto, no te sale el rugido. Sólo asistes a su ovación, pero no tienes valor para ser el león que baja a la arena para combatir con los gladiadores.

Valladolid que coge un ramo de flores de pensamientos, que sólo para los que se lo merecen suelta las amorosas palabras. Esas serán las únicas que no se lleve el viento. Quedarán aquí encerradas. Junto al cinco eterno, con cada aplauso que os devolvieron con palmadas, con cada canasta. Con el batir de alas de vuestro vuelo.

Valladolid que soñó vuestro sueño y que ahora se despierta con vosotros. Que jugó, ganó y perdió en cada lucha que dirimisteis. Que ahora se frota los ojos. Que os mira en este último instante mientras recorréis su hogar sobre el parqué, que no se cree que esté viéndoos por última vez. Que se lamenta mientras canta.

Valladolid de corrillos y cuchicheos, de rumores y sacramentos de domingo impostados en las Iglesias. Pero vosotros conseguisteis su comunión cada viernes. Vuestro corro de cada final fue el único y se borraron las habladurías. Se dejaron de dar ostias y lo único sagrado fue la devoción que hicisteis sentir.

Valladolid que estuvo en la cancha cada vez que corríais; todas las ocasiones en que la robabais el corazón; cuando el balón surcaba los cielos del añejo pabellón. Con la mirada puesta en vuestro bote, suspirando por que les ofrecierais una nueva finta que cambiara la dirección de tanta maldita mentira. Que contraatacó con vosotros para poder machacar sus odiosas cestas llenas.

Valladolid que no castiga y premia poco, que es blanda y estable pero hoy se derritió con vosotros. Dicen las crónicas ya viejas, como pasa con todo lo épico, que se declaró en pie mientras os ovacionaba. Os la llevasteis al huerto e hicisteis el amor con ella, hazaña y proeza digna de leyenda; más que vuestras remontadas de lejanas tierras.

Valladolid de despedidas, nunca de saludos. Siempre mejor en las tristezas que en las alegrías. Al final auténtica, apasionada en la derrota, emocionada en la nostalgia, emocionante en el adiós. Dicen que se convirtió a la fe por unos instantes. Los que vosotros la regalasteis una vez más. Nadie sabe si volverá a sonreír. Si algún día tenéis a bien volver, sabed que ya no tendréis que volver a ganar el partido para ella. Os querrá siempre.

Valladolid de pocos héroes y escogidos. Jamás de ídolos de barro ni de estrellas fugaces. De trabajadores de carne y hueso, apegados para compensar su desarraigo, de tipos de la calle, de pocas sonrisas pero de verdad, del si te he visto no me acuerdo pero si haces que te mire te recordaré toda la vida.

Valladolid que se enamora pocas veces. Hoy le salieron unos cuantos novios y por primera vez en su vida no supo por cual decidirse. Así que los aplaudió a todos antes de que se fueran y los perdiera. En los últimos momentos, cuando ya casi no quedaban opciones. Sabedora de que otra vez llegaba tarde, pero ferozmente orgullosa por primera vez en muchos años.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Deporte, Poesías, Valladolid y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s