Los Cuarenta más criminales

El otro día, escuchando como es habitual el programa Como lo Oyes, que se emite de lunes a viernes, desde las 13 hasta las 14 horas, en Radio 3, me di cuenta de que no estaba solo.

Mi opinión sobre las bondades de la vieja radiofórmula, que casi todas las personas con gustos puretas, indies, rockeros o simplemente alternativos me criticarían con ferocidad, fue compartida –sin ellos saberlo – por Santiago Alcanda, director del espacio, y sus invitados de aquel día, los componentes de la banda Los Zigarros.

Estos últimos presentaban su nuevo álbum A Todo Que Sí, que es realmente potente, con sonido contundente y divertido, letras incisivas e irónicas. Es rock´n roll del bueno, que recuerda al que han practicado durante casi toda su carrera M-Clan, Burning, Tequila o Loquillo y sus viejos Trogloditas, entre otros.

Entre canción y canción, charla sobre el disco y la música en general. Uno de los miembros del grupo explicó que en este trabajo se habían permitido todo tipo de licencias, sin ningún tipo de autocensura en el texto de los temas, dado que “sabemos que nunca vamos a salir la radio”. Se referían obviamente a la comercial, no a Radio 3.

Pero tanto Santiago Alcanda como los propios integrantes del cuarteto comentaron algo muy cierto respecto a este punto. En los noventa eso no hubiera ocurrido. Yo añadiría que incluso en el primer lustro de la primera década de los 2000 tal vez también, aunque cada vez de forma más restringida. Y recordaron algo que yo mismo muchas veces rememoro con una mezcla de indignación, pena y nostalgia. Que Extremoduro, Nirvana o Green Day se programaban en la radiofórmula. Estaban en las listas de éxitos.

Yo añadiría muchos otros nombres a la lista, pero para no alargarme mucho simplemente mencionaré el de Red Hot Chili Peppers, que lanza nuevo trabajo el próximo mes y cuyas canciones fueron durante muchos años parte del imaginario popular español, con todo merecimiento, porque eran buenísimas. Siguen siendo muy buenos, pero como hacen rock y no suenan a estribillo repetitivo y estúpido enclaustrado en una melodía facilona y con marco musical de house, electropop, electrolatino o R&B, pues ya no molan.

O sea, no son cool y no se ponen (en la radio). Santiago Alcanda dijo con pesar que él trabajó en su día en una emisora musical comercial y que siempre defendería aquel concepto de radiofórmula, la de su época, pero que algo ocurrió con el cambio de siglo, una enfermedad que no sabía explicar. Después añadían los músicos de Los Zigarros algo demoledoramente cierto. No se trata de una cuestión de popularidad –como por desgracia sí puede suceder en el caso del rock de factura más clásica como el que hacen ellos–, sino que realmente la radio no hace caso a lo que está pasando en el país a nivel musical.

En efecto, aunque esta corriente no pertenezca a mi género musical favorito, los festivales indie y hip-hop están en plena ebullición en España, consiguen una afluencia de espectadores tremenda y algunos de los grupos tienen legiones espectaculares de seguidores, como por ejemplo Love of Lesbian, al que expresamente mencionaban los rockeros. Y ni mucho menos se trata sólo de personas talluditas amantes de otro estilo y otra época, sino que hay muchísimos adolescentes y veinteañeros que se matan por acudir a los conciertos de estas bandas alternativas.

Entonces, ¿qué ocurre?

En mi opinión, existen muchas razones, algunas de las cuales ya mencioné en mis artículos “The radio which didn´t sell David Bowie” o “Las drogas ya no son musa”, pero hay una bastante importante al que ni Los Zigarros ni Santi Alcanda se refirieron y que evidentemente influye. Las discográficas independientes no tienen la misma fuerza a nivel económico ni de difusión que poseen los grandes sellos. De ahí que Supersubmarina, uno de los mejores grupos de indie rock del país, y que graba para Sony, si esté consiguiendo sonar (poco a poco, muy poco a poco) en algunas emisoras comerciales.

Esto lo sé porque de vez en cuando, en arrebatos de nostalgia, efluvios de melancolía pueril o directamente masoquismo pongo Cadena 100, Europa FM o la que fue durante muchos años mi emisora de cabecera, Los 40 Principales, antes de que fueran criminales. Sí, admito que me gusta saber lo que escucha la mayor parte de la gente, me interesa conocer los éxitos pop internacionales –no todos son malos–, aunque sé que nadie con mis gustos musicales lo haría ni lo entendería, lo cual me la resbala bastante, dicho sea de paso.

También es verdad que en ocasiones simplemente necesito rebajar el nivel de saturación cerebral y hay que reconocer que siempre es más fácil conseguirlo con Ariadna Grande, Dasoul, DNCE, Jason Derulo o Meghan Trainor que con Radiohead, Peter Bjorn & John, Mucho o León Benavente. Incluso hay escasísimas ocasiones en que prefiero elegir esa radiofórmula enlatada antes que ponerme a tono con mis clásicos del rock. Pero no me pasa muchas veces, ni siquiera con cierta frecuencia, sólo raramente.

Precisamente ese mismo día en que Santi Alcanda entrevistaba a Los Zigarros yo tuve uno de esos arranques inhabituales y sintonicé Lo + 40, un programa del que siempre tendré buen recuerdo cuando lo emitían a partir de las 5 de la tarde y te presentaban todo tipo de novedades.

Sin embargo, el otro día lo llegué a aberrar. Resulta que presentaron la nueva canción de Alicia Keys In Common–  y, como yo siempre he respetado mucho a la artista neoyorquina, no cambié de dial. Por desgracia, Alicia se ha vendido por completo a la corriente actual del género pop, desdeñando su antiguo estilo en el que mezclaba el soul elegante con su preciosa voz personal y algo rasgada.

Lo siento, Alicia pero In Common, sin sonar mal del todo, me parece indigna comparada con lo que hacías antes. Te has sumado a la moda de Beyoncé, Rihanna, Drake y tantos otros, apostando por un ritmo bailable y machacón con base electrónica, sobreproducción y el típico toque medio tribal, medio tropical, que tanto se lleva ahora.

El tal Xavi Martínez, presentador del engendro radiofónico, comenzó a alabar desaforadamente la canción, predisponiendo a la audiencia a que votara favorablemente hacia ella –imagino que interesará por algún motivo, probablemente económico, que ese tema tenga mucha difusión en Los 40–. El locutor aseguró que el cambio de sonido era un acierto, porque iba con los nuevos tiempos y además estaba cansado de ver a Alicia con “el pianito”.

El comentario en sí no encierra nada despectivo, pero sí un alto grado de gilipollez, lo cual es casi menos disculpable tratándose de un locutor y supuesto especialista musical. Evidentemente cada uno puede tener su opinión, pero destacar que algo es bueno porque suena actual o se adapta a lo que mayoritariamente suena, al mainstream, es de una idiotez suprema. Lo peor es que leo blogs musicales y otras publicaciones vía Internet y las reseñas sobre In Common van en esa línea.

Por otra parte, ensalzar esta canción frente a la “Alicia Keys del pianito”, que tiene actuaciones memorables en directo de su secuela del Empire State of Mind, por no hablar de temas propios impresionantes como Fallin o Brand New Me, me parece, ya que estamos hablando sobre gustos, que es tenerlos muy malos.

Se trata de una confirmación más de aquello que decían Los Zigarros, Santi Alcanda y que yo mismo he manifestado en muchas ocasiones. Alguno pensará que es una banalidad, pero a mí me parece gravísimo como se está intentando idiotizar a la población española, sobre todo a la más joven, a base de uniformar y estereotipar la música popular, que para mí es una de las más importantes manifestaciones del arte en nuestra sociedad por su tremenda fuerza emocional, la capacidad a la hora de sacar a la luz sentimientos, crear relaciones entre culturas y forjar una memoria colectiva y emocional de los pueblos y las personas.

Pero todo esto, como tantas otras cosas, les importa una mierda a la mayor parte de los medios de comunicación. Algún día lo lamentaremos. Porque mal está difundir mensajes criminales, pero peor está consolidar la idiotez como mensaje general.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en España, Música y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s